One, two, tree… go!

Primer blog, primer post, primer sitio web de mi vida. Escribiendo estas palabras siento un gran comienzo. Como cuando recoger las maletas de la cinta del aeropuerto para empezar en un nuevo país. Todo está por suceder.

Y entonces ¿Por qué hago esto? ¿Qué me hizo montar esto? Ayudar a los niños desfavorecidos, ayudar a los que más lo necesitan, mejorar su vida, sí, pero ¿Por qué? Esas son las razones de la existencia de nuestra organización, pero esto pretende ser un blog personal de todos nuestros voluntarios, incluyéndome a mí, así que ¿por qué lo estoy haciendo? Bueno, de eso se trata este post.

El escritor español Gil de Biedma describe en este poema cómo todos queremos saltar al escenario cuando somos jóvenes, actuar de forma fantástica y recibir una gran mano del público. Pero pronto, dice, pronto nos damos cuenta de que se trata de ti mismo. Tú eres el actor, la trama, el público y el teatro. Queremos éxito y reconocimiento. Todos estos son valores inyectados.

Bryan Dyson, ex presidente y director ejecutivo de Coca-Cola, comparó la vida en su mensaje de despedida con un juego de malabares en el que se mantienen varias bolas en el aire. Estas pelotas suelen ser la familia, los amigos, el trabajo, el amor y para mí, la atención social. ¨Pronto entenderéis que el trabajo es una pelota de goma. Si la dejas caer, rebotará de vuelta¨. Las otras pelotas, explica, son frágiles y únicas. Si se te cae una nunca volverá a ser la misma.

En el verano de 2006 fui como voluntario a Marruecos junto con mi hermano. El proyecto se basaba en dar clases de inglés y francés, todas ellas impartidas por voluntarios europeos para los niños de Youssouffia, uno de los suburbios más pobres de Rabat. Fue impresionante ver a toda una escuela recibiendo clases con trabajo voluntario. Trescientos niños pobres estaban aprendiendo inglés durante el verano con la coordinación de una sola persona. Así de simple.

Además de Marruecos, fui voluntario en Bosnia, Nicaragua y Guatemala. Por mi experiencia viajando como voluntario, suele haber un sentimiento oculto entre todos nosotros: ¿qué podría haberse hecho con el dinero de mi billete de avión? ¿Y si en lugar de pagar una gran cantidad de dinero para venir aquí durante un mes, enviara este dinero y pagara a alguien de la zona para que hiciera el mismo trabajo… durante un año? Sí, durante todo un año. Porque con el dinero que pagas por un billete de avión en Europa puedes permitirte pagar a alguien en un país pobre para que haga el mismo trabajo durante mucho más tiempo. Esto es aún mayor cuando se trata de trabajos laborales como la construcción, el cuidado de niños o proyectos ambientales.

Entonces, ¿cómo puedes hacer que el precio del billete de avión tenga un buen valor para las comunidades a las que quieres ayudar? ¿Cómo puedes hacerlo efectivo? Me parece que el billete de avión sólo vale cuando el trabajo voluntario no puede ser reemplazado por nadie más en la región. Esto ocurre muy a menudo en los países en desarrollo. Dentistas, profesores de inglés, ingenieros agrónomos, hay muy pocos en estos países y no pueden ser costeados por el Estado para trabajar por el interés general. No se puede usar el dinero del billete de avión para pagar a alguien que lo haga porque no existe tal persona. En estos casos, la fuerza de trabajo tiene que ser importada de los países ricos. Cuando estos profesionales son voluntarios, su billete de avión y sus esfuerzos son particularmente efectivos.

Si estás leyendo esto ahora, llegaste al último párrafo de mi post y probablemente puedes esperar la conclusión. He decidido fundar esta organización para hacer simplemente lo que creo, sin importar el público y traer una pelota más al juego de malabarismo de mi vida. Cada año gastaré el equivalente a un billete de avión para pagar el alojamiento de un voluntario durante 12 meses. Este voluntario enseñará inglés y organizará la llegada de otros voluntarios que quieran venir a trabajar en esta área, que es única y no puede ser reemplazada por mano de obra local, proporcionando un beneficio a largo plazo para los niños de estos países.

Pedro Pestana da Silva