Nuevo proyecto de voluntariado en Guatemala

Esta es probablemente la noticia más importante que hemos anunciado en esta sección desde que nació One, two…Tree! Hemos multiplicado por dos nuestro proyecto en Centroamérica. A partir de ahora, también daremos clases de inglés en Guatemala. Antes teníamos un proyecto de financiación y apoyo a otra ONG en este país, ahora tendremos una oficina con un coordinador permanente gestionando el trabajo de voluntarios de nuestra propia organización.    

Esta semana hemos firmado el convenio de colaboración con el Ministerio de Educación Guatemalteco y a partir de agosto entraremos en las aulas de escuelas públicas de Santiago Atitlán, un pueblo al oeste de Ciudad de Guatemala a las orillas del lago Atitlán.  

¿En qué consiste?

Se trata de repetir el modelo que tenemos en Nicaragua aprovechando nuestra experiencia dando clases de inglés y gestionando grupos de voluntarios. En la cuestión académica, tendremos los mismos niveles, herramientas y procesos para los dos países. Gary Carson, nuestro Director en Nicaragua, se encargará de todas las cuestiones de estudios. También vamos a centralizar la administración del proyecto. Todas las solicitudes, dudas o preguntas que recibamos en la web o en Facebook se contestarán por Marta Gonzalez, nuestra coordinadora de voluntarios. Marta pasará a ser la responsable general del proyecto en los dos países.  

¿Dónde estamos?

El proyecto está en Santiago Atitlán. Es el sitio perfecto. El lago Atitlán atrae a miles de turistas a las ciudades de Panajachel, San Pedro y Santiago Atitlán. Santiago es una pequeña ciudad de 50,000 habitantes de los que el 90% son indígenas. Muchos de ellos tienen un nivel bajo de español (su lengua materna es el kaqchiquel), por lo que su acceso al mercado laboral es difícil. Enseñándoles inglés, abrimos a estos jóvenes las oportunidades que el turismo ha traído a su región, de manera que sean los menos desfavorecidos los que antes se benefician del crecimiento económico.

Santiago Atitlán está rodeada de volcanes. La naturaleza crece con fuerza en cada hueco libre de cemento. Por las mañanas, los pescadores reman sobre cayucos de madera con el agua como un plato. Está a 1.625 metros sobre el nivel del mar, por eso tiene la temperatura perfecta a pesar de estar en Centroamérica. 

¿Por qué abrimos un nuevo proyecto?

Al empezar un proyecto en Guatemala, estamos aprovechando la oportunidad de multiplicar por dos los beneficiarios sin doblar los costes ni los esfuerzos. Ya tenemos los procesos, las herramientas y la experiencia, por lo que se trata únicamente de ampliar el volumen de trabajo y, por supuesto, asumir algunos gastos adicionales como el alojamiento del coordinador, internet o gastos de administración en el nuevo país.

Ampliando el trabajo también reducimos el riesgo de exponer la ONG a un único proyecto. Cuando solo trabajamos en un país, el proyecto se puede paralizar por cambios en el cargo institucional o político que toma las decisiones, también por nuestra relación con organizaciones locales o incluso por el riesgo financiero, ya que todos nuestros gastos son en una divisa mientras que nuestros ingresos son en otra moneda diferente.  Al tener dos proyectos, uno en cada país, One Two Tree estará siempre preparada para ampliar el trabajo en una región cuando se reduzca en la otra.