Gracias Marta


Ahora mismo Marta está volando a España después de ser la coordinadora más larga que hemos tenido en One Two Tree. También fue la coordinadora que lo tuvo más difícil desde el principio.

Marta Coordinadora con niño

Cuando llegó, nos estábamos recuperando de una tormenta de verano en la que habíamos parado el trabajo en las escuelas hasta firmar un nuevo convenio con el MINED. Para compensar ese trabajo, pusimos en marcha cuatro proyectos con ONG locales que Marta tuvo que empujar hacia adelante.  

Luego vino lo duro. Reuniones y más reuniones con responsables de educación, de la AECID, del MINED, secretarios políticos. En Nicaragua nos tratan bien, pero a veces tienes que negociar y allí una chica de 24 años empieza siendo poca cosa. Como España hace 30 años, Nicaragua es un país donde el hombre tiene una posición preferente. Incluso las mujeres se alarman cuando una chica quiere llevar los pantalones. Pues bien, Marta se dio garrotazos con los pantalones puestos. Entraba a las reuniones conmigo al lado y dejaba callada a la persona de en frente porque "esa injusticia era inaceptable".

Ya había estado con nosotros durante seis meses hace dos años. En aquella época me decían de ella que ´la chica era fuelte´. Era la voluntaria que más horas de clase tenía. Así que no lo dudamos cuando decidimos traerla como coordinadora. ¿Y por qué curra tantas horas? Porque se ilusiona.

Marta Coordinadora

Os cuento una anécdota. Un día teníamos una reunión importante con el MINED. Le dije a Marta que hiciera lo posible por volver con la firma del convenio. Pero al llegar allí, nos pusieron nuevas condiciones cambiando las reglas en mitad del partido al más puro estilo latino. No pudimos firmar el convenio esa vez y Marta me llamó cabreada. Lloraba de rabia por la injusticia que tenía en frente. Si alguna vez habéis trabajado en equipo, sabéis que no se puede pedir más a alguien que llorar de rabia por el trabajo. No hay mayor compromiso que ese. Después de esa llamada yo me quedé más contento de lo que estaba pensando que teníamos a Cristiano Ronaldo en la delantera.

Empecé diciendo que lo tuvo difícil al principio. Pues también le vinieron duras al final. Todos sabemos que el desamor es lo más intenso. Todos sabemos que lo ocupa todo. Pero no todos reaccionamos igual. Los hay que nos da flojera y los hay que se escapan a otro país. Pues Marta no se planteó ni una vez dejar de hacer su trabajo voluntario (¡voluntario!) en un país ajeno que estaba lleno de todo lo que algunas veces quería dejar atrás. Cumplió con lo que ella llama obligación según lo que ella llama reglas.

No la iba a dejar escapar, así que le ofrecí un trabajo en la diminuta micro-empresa que tengo en Vigo. Lógicamente, pasó de mí porque quiere dedicarse a la docencia dando clases de filosofía en colegios públicos. Enhorabuena a todos los que se crucen en su camino.   

Pedro

Adios a Marta coordinadora