Buenos días, Diriamba

Me encanta el sonido de los gallos cantando


En su carro tirado por caballos, el lechero entrega – puerta a puerta

Me encanta la tranquilidad de la madrugada

Me gusta cepillarme los dientes bajo la luz de la luna y las estrellas

Me encanta el sonido del viento que sopla a través de los árboles

Me encantan mis paseos matutinos con Nardo por los caminos y senderos de tierra

Me encanta el amanecer sobre los campos y las plantaciones del país norteño de Diriamba.

Me encanta ver a los niños corriendo a la escuela o a los campesinos con sus machetes caminando hacia sus haciendas.

¡Diriamba Despierta!

Gary Carson